Campaña sucia – Campaña negativa o reveladora – Campaña del miedo

ledger-joker

      En los últimos días hemos visto como los medios titulan que existe una campaña sucia y entremezclan los títulos con campaña del miedo, lo cuál es bastante diferente conceptualmente y me pareció oportuno escribir sobre el tema para poner claros sobre oscuros y evaluar su nivel de efectividad y consecuencias.

Conceptualmente es diferente Campaña sucia a una campaña negativa o una campaña apelando al miedo.

Una Campaña sucia generalmente se hace desde el anonimato, es su principal componente, detractando al oponente de turno y muchas veces difamando sin argumentos legales sustentables, una práctica que está ampliamente cuestionada desde lo ético, tiene como objetivo instalarse en el humor social y muchas veces logran su cometido en ciertos sectores del electorado.

Campaña negativa o reveladora es una campaña donde en vez de ocuparse de remarcar las virtudes de un candidato apunta a resaltar los defectos del adversario, la diferencia con la campaña sucia es que los autores son visibles y se hacen cargo de sus dichos; basan sus campañas en esta modalidad. Los cuestionamientos éticos con esta modalidad son mucho menores al de la campaña sucia aunque está muy mal visto llevar adelante este tipo de prácticas.

La utilización de una campaña negativa, además, tiene consecuencias indeseables para una democracia, dado que las propuestas e ideas quedan relegada a un segundo plano centrandose solamente en hablar mal del “otro”.

Campaña del miedo, es una estrategia que apunta netamente a lo “Emocional” , es una forma de hacer publicidad muy utilizada en el sector privado y que en algunos casos está regulado en algunos países. Las apelaciones al miedo son uno de los motivadores más utilizados en  los últimos años. De hecho, han crecido en popularidad porque los publicistas han visto que funciona bien para aumentar el interés y la persuasión. Existen diferentes formas y obejtivos de apelar al miedo y ahi radica su buena o mala implementación. Por ejemplo una buena utilización de una campaña del miedo son las campañas de seguridad vial que han resultado muy efectivas a la hora de bajar la tasa de accidentes de tránsito en contraste con una mala utilización de campaña del miedo como ser la de algunas empresas de lácteos que si no consumis tal o cual producto, tu niño no crece, la mujer será estreñida de por vida o tus huesos se quebrarán como cristales ante la falta de calcio; una práctica publicitaria que está penada legalmente en caso de comprobarse mensajes nocivos.

Atento a estas definiciones diría que estamos ante una campaña negativa con apelativos al temor por parte de ambos candidatos; tanto por el lado del PRO  como por parte del Frente para la Victoria, dado que ambos  basan su campaña hablando del otro. Existe una diferencia, el PRO en el “Como” es mucho más sútil en sus formas, mientras que el Frente para la Victoria lo hace de una forma muy frontal y viceral casi llegando al límite de agresión con un claro enfoque apelando al Temor.

La clave está en el “COMO” ahí se verá los resultados en como una u otra estrategia logre persuadir mejor al electorado.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: