El voto independiente en Santa Fe

 

 Este estudio de mora y araujo claramente revela mientras que en 1983 el 73% de la gente simpatizaba o era afiliada a algún   partido político, con el tiempo esta relación fue modificándose hasta llegar a al 2007, invirtiéndose la relación, donde el 77% se manifiesta independiente.  (9% no simpatiza 68% nunca va a sentir simpatía por ninguno)

Por Lic. Gustavo F. Kakazú

Hace mas o menos un mes atras, participando del work shop de Comunicación Política organizado por el Ortega y Gasset – Argentina, contaba José Luis Dader, catedrático español especialista en comunicación política,  que en el Encuentro Internacional de Comunicación Política llevado a cabo en Bilbao en Junio pasado, coincidían los analistas presentes de todas partes del mundo que muchas situaciones eran comunes a muchos países democráticos del mundo. Una de estas situaciones es el creciente numero de votantes independientes, lo cual me sorprendió de sobremanera ya que los fenómenos que venía advirtiendo que sucedían en Argentina o a nivel Provincia de Santa Fe o Ciudad, parece ser, con sus matices, un fenómeno global o mejor dicho, comunes a muchos países del planeta.

Para poder entrar un poco en el tema,  como definición podría decirse que   un votante independiente es aquella persona que  no está claramente alineada con un partido político; y siendo un poco mas amplio en la definición un votante independiente podría catalogarse como un elector que vota por un candidato o una idea y no sobre una base ideológica o partidista.

Desde esta perspectiva muchos analistas vienen estudiando esta fenomenología que se la pueda vincular al descreimiento de la clase política, crisis de los partidos político… entre otras cuestiones.

Por nombrar estudios al respecto,  la consultora Mora y Araujo tiene un estudio sobre filiación partidaria a nivel Nacional, donde destaca que “mientras en 1983 el 75% era afiliada o simpatizaba a un partido político y el resto era independiente esa realidad gradualmente se fue modificando llegando a  la actualidad, donde esa relación se invirtió siendo  solo un 25%/30%  la parte de la población que simpatiza o está afiliada mientras que el 70%/75% es independiente”

Hay otros estudios  que dicen que un 25% es peronista, un 15% radical, un 10% de otros partidos y el  resto( 50%/55%) de la población es independiente.

Lo cierto que cualquier estudio que se analice con respecto a esta temática todos refieren a que el votante independiente es el que prevalece en el electorado Nacional y es aquí su importancia a la hora de definir una elección.

 Este fenómeno no escapa a Santa Fe,  y hay datos estadísticos electorales que así lo demuestran.

Basta mencionar el partido local 100% santafesino que obtuvo en las elecciones del 2007 a Intendente  un 25 %,  lo que demuestra que ese 25% que votó a Intendente a Gobernador votó por otro partido (dado que 100% santafesino solo presentaba lista a intendente) o votó en blanco.

Otro dato, de los muchos ejemplos que se pueden analizar de elecciones anteriores, los magros resultados obtenidos cuando los partidos tradicionales presentaron listas propias. Como ser el caso de la UCR, después de una disputa interna de quien se quedaba con el Partido, al sector que llevo adelante la candidatura Tate – Millet poco le sirvió quedarse con los símbolos radicales tras la pauperrima performance electoral que solo logró cosechar tan solo el 2,08% de los votos; o ejemplo locales recientes donde el justicialismo después de conocerse los resultados de las primarias del 2009 apeló a al voto partidario sin demasiado resultados dado que sacó muchos menos voto que en la sumatoria de las primaria.

Y así puede enumerarse muchos mas ejemplo que demuestran el poco valor que hoy significa para el electorado un partido, en contraposición de otras épocas (como ser los comienzos de la democracia) donde si un candidato no se presentaba dentro de una estructura partidaria con peso no tenía las mas mínimas chances electorales.

Las estrategias ganadoras en la actualidad son las que se centra en el candidato.

Una estrategia basada en los partidos, es una estrategia electoral  que puede catalogarse como suicida, ya que no enfoca su mensaje a los electores independientes que hoy componen la mayoría del electorado. No se dice desde esta columna que no se pueda ganar, porque en una elección juegan muchas variables, pero sí que una estrategia partidista disminuye significativamente las chances de persuadir al electorado.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: